miércoles, agosto 26, 2009

Carcasona y Pic de Nore


Carcasona es un destino turístico de primera magnitud. Para los catalanes es una magnífica oportunidad de escapar a Francia y ver una grandiosa ciudad medieval que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Destino perfecto para ir con los niños.
Pero si nos gusta ir en bicicleta también es un destino en el que podremos disfrutar de alguna salida llena de alicientes. En primer lugar, para los amantes de las escaladas singulares, el Pic de Nore es una subida que no podemos evitar.
Desde La Cité, la ciudad medieval, es perfectamente visible el Pic de Nore con su gran antena (a lo Ventoux, je) en lo alto. Y un parque eólico en sus laderas que al verlo uno entiende lo de la contaminación visual.

Con diversas posibilidades de acceso, entre otras la de Mazamet, la localidad natal de Laurent Jalabert, la vertiente más interesante del Pic de Nore es la de Villenueve Minervois, que consta de 21 kilómetros no excesivamente duros. Esta vertiente es la que atraviesa Cabrespine (el pueblo que nos servirá de referencia para ir ascenciendo desde Carcasona), sin embargo no hace falta que desviarse hacia la famosa cueva de Cabrespine, con un kilómetro muy muy duro (señal de tráfico del 16%) que no tenía por qué haber hecho…

Es totalmente recomendable completar el recorrido descendiendo en dirección Mazamet y desviarse posteriormente en dirección a Lastours, un conjunto de cuatro castillos cátaros, absolutamente recomendable de visitar, aunque para ello deberemos bajar de la bici y andar durante aproximadamente hora y media.
Por último destacar que la marcha cicloturista Laurent Jalabert que se celebra desde Mazamet (este año el día 23 de agosto) es una buena ocasión para subir al Pic de Nore.

No hay comentarios: